10_Días Nulos

Alumno durmiendo en clase

Alumno durmiendo en clase. Sacado de google imágenes.

Hola gente de Internet, ¿como están? ¿que han hecho? Bueno si estas leyendo esto probablemente hayas abierto tu navegador, no encontraste nada que hacer y empezaste a leer a un loco, bueno: ¡Bienvenido seas!, te invito a que leas la entrada de hoy. Les escribo sobre esos días en los que no haces absolutamente nada productivo, a excepción de convertir oxigeno en dióxido de carbono; hoy les escribo sobre los días nulos.

Ha sido un poco difícil pasar todas estas entradas al nuevo blog, ya que se presenta que ya no estoy muy de acuerdo con lo que escribí en el pasado, o al menos el enfoque que le di en su momento, lo cual me ha traído contratiempos, sobre todo con la entrada anterior que la re-escribí casi por completa. Sin embargo seré lo más apegado a la idea original como sea posible, o de lo contrario no terminaré nunca.

 

Hay una frase que dice “Todo los días aprendes algo nuevo”, lo cual es muy cierto, cada día nos inventamos nuevas maneras de perder el tiempo; estos llamados “días nulos” se hacen presentes más a menudo cuando vas a terminar clases, cuando ya casi puedes oler las vacaciones: levantarse y acostarse tarde, NO estudiar, salir con amigos e ir uno que otro día a la playita.

 

Pero me desvío (como siempre), un “día nulo” es cuando no haces lo que deberías hacer, o que las cosas no suceden como deberían, me explico: vas a clases, y el profesor de la primera hora no llega temprano, punto para ti, el de la segunda hora tiene que aplicar una prueba en otra sección, otro punto para ti, el tercer profesor resultó estar enfermo esta mañana, así que no vas a tener esa clase; por ultimo, llega la ultima hora y el profesor entra el salón y ¿que pasa?, no hace absolutamente NADA, así que la opción de muchos es escuchar música a esperar que acabe la hora e irse a casa. O más simple aún, un evento todo el día y al terminar puedes irte a casa. Claro estos días son muy alegres, ya que no tienes que entregar tareas o recibir clases, lo cual, a estas alturas del año, es muy conveniente.

 

Otros días que pueden ser nulos, son los fines de semana, si estas todo el día en tu casa, enfrente de un televisor (no te ilusiones) cuenta como un día nulo, porque seamos sinceros pudiste haber hecho cualquier otra cosa, como adelantar la tarea, salir un rato a pasear a tu perro (cosa que no hago, soy culpable) o simplemente tomar un baño. Pero todo esto depende de nosotros y del humor que carguemos en ese momento. Pero no se puede estar contento todo el tiempo, y en la vida existe un equilibrio, mucho de algo, hace daño.

 

Aunque a veces por más nulo que sea el día, son los pequeños detalles que pueden hacer una diferencia, tender la cama, limpiar tu cuarto, enviar un mensaje, sonreirle a una amigo, son los pequeños detalles que mantienen girando al mundo.

 

Y bueno hasta aquí, les dejo con esta pequeña reflexión para aprendan a aprovechar el tiempo, y no vean tanta televisión.

Anuncios

Deja tu comentario, es gratis.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s