Unas palabras antes de irnos.

Espera un momento

Espera un momento

Podrías decir que te encuentras en forma. Ahora eres más rápido que antes, recorres más distancia en menos tiempo y además, tienes mayor conocimiento, aunque a veces sigues fracasando y sigues equivocándote ¡Pero sigues intentándolo, eso es lo importante! Estas lleno de energía y quieres superar tus propios records. Para eso eres cuidadoso incluso en lo que comes: “pura proteína” para desarrollar músculos, sin dejar por fuera el doble Whopper especial con papas extra grandes del fin de semana, eso sí, con una Coca Cola diet para cuidar las calorías.

Parece que lo estás haciendo muy bien. Cuando llegas a un lugar se te atribuyen tus logros y todos dicen ¡Éxito! Lo que no saben es que tienes un gran problema… No estás claro hacia dónde quieres ir, todo lo que haces te gusta pero no todo lo quieres seguir haciendo, no puedes entrenar en todo porque al final tu cuerpo no soportará tanta presión y además, te preguntas si realmente tienes futuro en algo. Antes todo era más fácil ¿verdad? Eras el pequeño jugando a ser el gran deportista, pero ahora hay muchas exigencias, todos esperan más de ti, todos esperan que ganes y produzcas y te preocupa decidir algo y que no salga bien -¿Qué dirán los demás?-

Yo te entiendo, también estoy allí, a tu lado enfrentando los mismos problemas, las mismas dudas. Estamos en tiempos de volver a empezar clases, de volver a la rutina, de decir adiós a las vacaciones y empezar a acumular tarea o trabajo, y seguimos con la gran pregunta, esperando que nos preparara el futuro, o si todo saldrá según lo planeado.

Les dedico esta entrada a TODOS los que me acompañaron en el proceso de liceo, a los que algunas vez fuimos azulitos, y los que se pusieron conmigo la camisa beige, a las que me dieron lindos sueños, y a los que me provocaron terribles pesadillas, además de dolores de cabeza; discúlpenme si alguna vez mostré favoritismo por alguno, la verdad es que todos ocupan un lugar en mis pensamientos, me alegro con sus logros, y me rio con sus fotos, y me entristezco con las pérdidas. Cada uno dejó su marca en mí, unas más grandes que otras, pero todas importantes, lo valoro mucho.

Los años que vendrán serán los mejores, levanta la cabeza a pesar de tropezar, y no importa si no ganas porque el verdadero vencedor es aquel que se atreve a cambiar el rumbo y a entrenar de nuevo. Así que no tengas miedo porque aunque no quieras ni pensarlo, siempre tendrás que tomar decisiones. Algunas serán sencillas, otras complicadas; algunas rutinarias, otras trascendentes; lo cierto es que debes ser valiente para reconocer cuando vas en dirección equivocada y cambiar.

He apartado un lugar aquí en La web según Pablo para todo aquel que quiera aprovecharlo, no tiene que ser hoy, no tiene que ser mañana, pero aquí estaré, dispuesto a ayudar al que lo necesite; para el que quiera expresarle algo al mundo.

Así que aun cuando sientas que en este globo terráqueo no hayas tu lugar, aunque veas que solo te mueves de un lado a otro, sin orientación, no tienes por qué temer pues también allí en tu encrucijada hacia el futuro ¡Dios estará contigo!

Nunca olviden sonreír y sean felices. Hasta luego.

Anuncios

Deja tu comentario, es gratis.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s