40_Amo de Casa

Amo de Casa

Es muy común oír este término en femenino. “Ama de Casa” que es básicamente “Señora de la Casa”, que suele ser la típica madre que se ocupa del hogar, muy común en familias con dos o más hijos, en las cuales uno de los padres debe cuidar de los niños y el otro trabajar.

Este último año lo he tenido en cierta forma “libre” por decir algo, en cuanto a estudios o trabajo. Desde que terminé el liceo no entré inmediatamente a la universidad ni a ningún trabajo, solo estaba ahí.

Al principio parece ser el sueño de todo estudiante, todos los que han pasado por clases, tareas y exámenes lo habrán pensado. El famosísimo año sabático que todo el mundo se quiera dar, y el que algunos tienen cada 7 años en su trabajo.

Jugar videojuegos, ver televisión, leer, salir, todo cuanto quieras, sin horarios específicos y sin la obligación de levantarse temprano. Suena similar al paraíso ¿no crees? Bueno a decir verdad, no lo es, al menos no del todo.

Sería la vida ideal para cualquiera, a cualquiera con casa propia. En todo este sueño y aspiraciones de una vida tranquila y relajada, se me olvidó un detalle. Aún vivo con mis padres.

Eso significa que no soy independiente, y que aún tengo que rendir cuentas sobre mis actos. Se me olvidó que no tengo un lugar propio, literalmente, comparto cuarto con mi hermana quien va al liceo normalmente. Nada ha cambiado. A excepción del horario, eso sí es verdad que puedo decir que es lo mejor. No tener que cumplir con llegar a algún sitio a una hora especifica. Es lo mejor, poder dormir 5, 10, 20 minutos más si lo deseas. Tomar el desayuno y volver a la cama. Eso es rico.

Ahora, si estoy en cierta forma “desocupado” ¿Qué hago durante el día? Dediqué gran parte de mi tiempo en este blog, en YouTube, creando contenido y explorando varios aspectos sobre lo audiovisual y el desarrollo web. Durante un tiempo ese fue “mi trabajo”, lo que me mantuvo ocupado.

Ahora, lo malo. Y no es que haya sido terrible o nada por el estilo, pero esta supuesta ventaja trae otras responsabilidades. Como era yo el que pasaba la mayoría de su tiempo en la casa entonces poco a poco fui ganándome un sobrenombre que, de hecho fue mi hermana la primera que lo mencionó: Amo de Casa.

Un concepto interesante, y para nada errado. Durante el día también me dedicaba a limpiar, lavar la ropa, fregar los platos, sacar a pasear al perro, botar la basura y mantener el orden en la casa. De vez en cuando también hacía el almuerzo para la niña que volvía de clases o en ocasiones para mí mismo. A pesar de que mi madre dejaba la comida hecha para ambos, a veces no le alcanzaba el tiempo y entonces tenía que yo resolver la comida. Esto no ha hecho más nada que darme experiencia y algo de responsabilidad.

Y así se han ido mis días como Amo de Casa, si mantuve el contacto con algunos de mis amigos pero no soy de esos que se la pasan saliendo, ni visitando a otros muy a menudo. Para nada, desde pequeño soy alguien casero por así decirlo, prefiero quedarme en casa que salir a la calle, pueden pensar lo que quieran, les doy permiso.

Soy incapaz de mentirles acerca de esto, a pesar de todo: ¡me ha ido de maravilla! Luz, agua, internet, comida, cama, estoy cómodo aunque he tenido que asumir responsabilidad por la casa, las ventajas que me ofrece estar así como he estado, superan las desventajas. Claro, como todo lo bueno, no durará mucho. Mi “estilo de vida” esta por cambiar, tendré que volver a una rutina, madrugar y pasar trabajo, por decirlo de alguna manera.

Verás, está la idea que tienen muchas personas de que si no estudias no eres nadie, que si no estudias no tendrás éxito en tu vida y eso es MENTIRA. Los estudios no te garantizan que tendrás dinero inmediatamente, porque esa es la preocupación universal “el dinero”. ¿Cuándo dejamos atrás los sueños y los ignoramos enterrándolos antes de nacer?

Algunos me criticarán al saber que no hice absolutamente nada productivo el último año; “productivo” para ellos, porque para mí fue mágico, por primera vez en mi corta vida pude dedicarme un cien por cien a lo que me gusta, explorar mi lado artístico y hacer volar mi imaginación, como si volviera a ser un niño. Otros más me criticaran por lo que voy a decirles, pero: todos deberían hacerlo alguna vez. Quizás no un año, pero tomarse un tiempo para hacer sólo y exclusivamente lo que les gusta, ya que ¿Cuántas veces la gente ha tenido que abandonar sus sueños por buscar trabajo? ¿Cuántos no han dejado de soñar para conformarse a una rutina que nunca quisieron? ¿Cuántos? Ese es mi mayor miedo, y lo confieso: terminar haciendo algo que no me guste.

A estas alturas ya no se trata de dinero, que es la preocupación de muchos. Generar dinero que te sirva de sustento personal, por eso muchos se desvían y buscan carreras que les otorgue un gran ingreso monetario, y por lo general, es algo que no disfrutan del todo. Muchos tienen esta idea de que el trabajo es sólo sudor en la frente y la espalda. Yo por mi parte prefiero ser feliz haciendo algo que realmente disfrute, a diferencia de aguantar una rutina matadora por un montón de papel. El dinero no podrá devolverte los años que malgastes en una empresa que no te apasiona.

No ha sido fácil, hay muchos que desean controlar tu vida y decirte que hacer, cuando la verdad es que tú mismo eres el dueño de tu propio destino, habrán quienes quieran arrebatarte ese derecho, eso no lo dudes.

Entonces ¿qué hacer? Si lo supiera ya lo habría hecho ya. Lo único que puedo hacer es comentarles algo de lo que he concluido y es: No dejes de soñar y nunca hagas algo que no quieras, eso último lo he aprendido a las malas.

Si vas a dedicarte toda tu vida a un trabajo, asegúrate un cien por ciento de que realmente te gusta, de lo contrario la rutina de comerá vivo, literalmente.

No tengo todas las respuestas, ni pienso tenerlas pero les comparto mi opinión y mis experiencias con la esperanza de que puedan aprender de mí  y así pueden mejorar en sus propias vidas, con sus propias rutinas.

No se angustien, no se apuren, quedan muchos años por delante.

barra_espaciadora

Quiero agradecer a mis padres, por esa libertad que me han permitido. Les estoy enormemente agradecido, aunque no se los diga a menudo. También quiero dedicar esta entrada a algunos de mis compañeros quienes no tuvieron la oportunidad de pensar que querían para sus vidas, y decirles que nunca es tarde para hacer cumplir los sueños.

Anuncios

Deja tu comentario, es gratis.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s