43_Puedo Intentarlo

Puedo intentarlo

El sol ocultándose apenas, el clima fresco y el día había proseguido sin ninguna complicación, parecía el final de una tarde perfecta.

Vi su rostro sonriente mientras tomaba mi asiento, me quede mirando fijamente, aunque ella no volteó en ningún momento. Fue cuando la persona que se sentó justo al lado me dio un golpe para llamar mi atención interrumpiendo mis pensamientos y me dijo:

-Deja de hacerlo.

-¿Qué cosa? – Respondí un poco aturdido.

-Pensar en ella.

-Es como si me pidieras que dejara de respirar, puedo intentarlo, pero no creo que sobreviva.

Ni siquiera me molesté en voltear, y no me dijo más nada, fue como que quedamos de acuerdo en que yo no podría dejar de suspirar por ella. Y así el tiempo me llevo de la mano y en menos de lo que pensé, la película había empezado.

No pude concentrarme. Parece ridículo pedirle a la mente que deje de trabajar, evitar que la imaginación se mueva a su antojo.  Y eso me ha mantenido inquieto, estancado en la idea de no poder expresar lo que pasa por mi mente de manera libre, de dedicarle mis palabras a la persona que desee aunque quizás nunca llegue a leerlas.

Volvamos al propósito inicial, y busquemos causar un impacto positivo al poder expresarme como mejor me parezca, sin esperar que agrade a alguien. Sólo por el hecho de que escribir para mí, es como respirar, puedo intentar dejarlo, pero no creo que sobreviva.

Anuncios

Deja tu comentario, es gratis.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s