47_Un túnel

47_tunel

A veces se olvida cómo llegaste ahí. Es la exasperante cantidad de gente a tu alrededor la que te recuerda de que estás en un lugar público. A diestra y siniestra se encuentran rostros, algunos aún recién levantados, otros impacientes y uno que otro todavía en un estado onírico. El vagón está detenido en medio del túnel, la oscuridad es total afuera, es el reflejo de ti mismo en el vidrio el que te puede mantener viendo al vacío. No suelo ver la hora o preocuparme por ella, sobre todo en estos días en el que no tengo un horario fijo, por lo tanto no se cuánto tiempo habrá transcurrido exactamente.

Estando de pie se encontraban tres personas sentadas al frente y otras dos a mi derecha. Las que estaban delante nunca me devolvieron la mirada, mientras que las otras yacían con los ojos cerrados. Más allá de mi derecha se encontraba una señora y un niño que compartían miradas fijas lo cual me que causó extrañeza, sobre todo por las muecas que hacían. Una señora un poco mayor observaba la escena con atención. Al voltear a la izquierda sólo distinguía personas levantadas mirando al final del pasillo, esperando a que el tren se moviera. Tenía mi música encendida en mis audífonos, sonando siempre de fondo, de modo que ignoraba que otro ruido a parte del mismo vagón se hubiese podido escuchar. Mi padre iba a mi lado y se encontraba igual que yo, un poco inconsciente del mundo a nuestro alrededor, inmerso en pensamientos. El viaje era largo y el ruido era mucho como para mantener una conversación fluida, por lo cual no me molesté en hacerlo. Al poco tiempo, la voz del operador del metro emitió un chirrido anunciando la llegada a Plaza Venezuela. Nos bajamos como pudimos, debido a la cantidad de gente, e hicimos nuestro camino hasta el próximo tren que nos llevaría a través de otro túnel.

La vida en el túnel es sencilla, sólo tienes que esperar llegar al destino anticipado. Es como si viajar a gran velocidad hiciera parecer que el tiempo transcurre muy despacio, pero es ilusorio, nada se detiene. Todos esperan algo, una estación, un momento, un lugar. Me gusta tratar de adivinar que piensan los demás, pero parece imposible. Y así transcurren los minutos en la rutina que he escogido como vida, la triste verdad es que mayor es el tiempo que demoro entre viajes para alcanzar un sitio que la estadía en el mismo, pero al final del día cada segundo habrá valido la pena.

Anuncios

Una respuesta a “47_Un túnel

  1. Pingback: Un Túnel | Un poco sobre mi·

Deja tu comentario, es gratis.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s